2020, un antes y un después

Esta es la última newsletter del año, un año que ha cambiado la vida de todos.

2020 marcará un antes y un después en nuestras vidas a todos lo niveles. Pero si algo tiene de bueno ponernos al límite, es que siempre nos llevamos grandes aprendizajes. En mi caso, la principal lección que me llevo es que, ante una adversidad de este calado, cuando todos aportamos, el conjunto sale fortalecido. Es por ello que hoy quiero dedicar este espacio a mandar un mensaje de agradecimiento a todas las personas que se han entregado en cuerpo y alma para asegurar la continuidad y la calidad de los servicios en un contexto tan complicado como el que estamos viviendo.

Todos los empleados de Atento y, por supuesto, nuestros clientes, hemos unido fuerzas para remar en la misma dirección, redescubriendo un nuevo concepto de trabajo en equipo, lo que nos ha ayudado a ser más rápidos y poder dimensionar mejor las opciones. Ha sido una auténtica lección de superación, y si ya antes tenía muy claro que las personas son el principal activo de nuestra compañía, ahora no puedo sino reforzarme en esta afirmación.

Probablemente, el mayor acierto haya sido la forma tan directa y transparente con la que nos hemos comunicado con los equipos y los clientes. Estar alineados en cada una de las soluciones que adoptábamos era fundamental, y los clientes han colaborado con nosotros de manera ejemplar. Gracias a ello conseguimos ser ágiles y que, en pocas semanas, más de 6.000 personas estuvieran teletrabajando. Hoy la cifra alcanza al 71% de la plantilla de España, con unos niveles de satisfacción de empleado por encima del 80%. Y lo mejor es que los altos estándares de calidad que nos hemos marcado como organización, son equiparables a los que se ofrecían presencialmente desde los centros de trabajo.

2021 tampoco se presenta como un año fácil. Hay aún mucho camino por andar en términos de digitalización y los retos socioeconómicos que hay sobre la mesa no son baladís. No obstante, en Atento tenemos una visión positiva porque nos sentimos preparados para enfrentar los desafíos que vengan. 2020 nos desbordó a todos y, aun así, hicimos lo imposible y salimos reforzados. Por tanto, este año que llega en pocos días nos pilla con ganas de seguir demostrando nuestras capacidades. Mucha comunicación, confianza, cercanía en la distancia y agradecimiento por el esfuerzo que no cesa, es la receta que me acompañará de nuevo este año. Mis mejores deseos para todo aquel que me esté leyendo, y un abrazo virtual que ojalá muy pronto pueda ser en persona.

Carlos Arconada Lastras

EMEA Delivery Director