El despliegue tecnológico, el principal reto para el teletrabajo

En los últimos años se han producido cambios generacionales en el ámbito laboral. A esta realidad, se suma la irrupción del Covid-19, que ha trastocado la vida de todos y obligó a realizar cambios en tiempo record convirtiendo el trabajo en remoto en la solución necesaria para cubrir principalmente dos necesidades, permitir la continuidad de muchos negocios y proteger la salud de los empleados.

Uno de los principales retos a los que se han enfrentado prácticamente todos los negocios durante esta pandemia, ha sido el desplegar soluciones que favorecieran la coordinación de los grupos de trabajo, puesto que no es fácil ser líder de un equipo que no comparte espacio laboral físico.

Para ello es necesario contar con las herramientas que permitan la cohesión, motivación y orientación del grupo y al mismo tiempo asegurarse de que las personas trabajadoras disponen de las herramientas necesarias para desarrollar su trabajo de manera óptima y ayudarlas a resolver las dudas o problemas que se puedan encontrar.

Según los propios datos de Atento, hay tres sectores que destacan por su rápida implementación de los modelos de teletrabajo, el sector de la tecnología (23%), el de Retail (23%) y las telecomunicaciones (19%). Por tipo de servicio, el customer service es quien más ha adoptado Waha, 74%, seguido de soporte técnico 13% y servicio de ventas en un 8%.

Las ventajas del teletrabajo son múltiples, entre las principales destaca, dar continuidad al negocio, que supone una alternativa rápida a la hora de crecer y sirve como impulso en la transformación digital de la empresa.

Además, el teletrabajo permite retener el talento, mejorar el absentismo y rotación laboral y deja de limitar el trabajo a una zona geográfica. El 79% de empresas que se vieron obligadas a extender el teletrabajo debido a la pandemia, apuestan por seguir con este modelo considerando que el porcentaje óptimo del tiempo dedicado en modelo homeoffice sería del 50%.